Cómo planear 638 magnicidios sin conseguir el objetivo

posted under by Fer

Cómo planear 638 magnicidios sin conseguir el objetivo

Fidelito Castro con su padre

· LEA MÁS NOTICIAS DE AMERICA EN ELMUNDO.ES/AMERICA

· Marita Lorenz, ex novia de Castro, fue fichada por la CIA para matarlo

· La investigación está basada en documentos desclasificados de la CIA

Ana Artigas | Montevideo

Actualizado sábado 01/05/2010 11:58 horas

Comentarios 0

En 1963, un camarero del Hotel Habana Libre guarda con esmero en el congelador de una nevera una cápsula de botulina para colocar en un batido de chocolate que solía ordenar Fidel Castro. Resultado: cuando llega el momento, el veneno revienta en el refrigerador y cae el plan llamado operación “Lucrecia Borgia”.

Años más tarde, Marita Lorenz, una mujer que había mantenido una relación amorosa durante ocho meses, es fichada por la CIA para contactar al líder cubano, engatusarlo y envenenarlo en una habitación de un hotel. Resultado: Marita no se atreve y tira el veneno en el lavabo.

Años antes, en 1958, un mercenario llamado Aller Robert Nye, agente secreto del FBI, busca infiltrarse en las filas revolucionarias de Castro para matarlo a quemarropa por un puñado de dólares. Resultado: lo investigan y descubren su objetivo y lo expulsan del país.

Estos intentos de asesinato fracasados hacia Fidel Castro son apenas tres de los tantos recogidos el libro de Fernando Klein: "Objetivo: Fidel Castro" de la Editorial ipunto.

Castro en Miami en 1955

La investigación basada en documentos desclasificados de la CIA entre 1953 y 1973, y en entrevistas con castristas y anti-castristas destaca que ha habido 638 intentos de asesinato contra Fidel Castro ideados por el gobierno estadounidense o grupos cubanos opositores.

Según Klein, todos los presidentes de Estados Unidos a partir de Eisenhower estuvieron involucrados en algún tipo de atentado contra Castro, desde Kennedy hasta Clinton, pasando por Johnson, Nixon, Carter, Reagan, y Bush (padre).

“Hay muchos complots que ya se sabían, lo que no se conocía hasta ahora es que la CIA y el FBI confabularon con la mafia italiana norteamericana, que tenía intereses en Cuba como casinos y hoteles durante el periodo de Batista”, explica el autor.

Robert Maheu(d), agente de la CIA

Entre los gángster contactados por las agencias estadounidenses figuranSam Giancana, que pertenecía a la banda local de Al Capone; su socio John Rosselli; Santos Trafficante, dueño del Cabaret Sans Souci en Cuba y Tony Varona, quien desde Miami dirigía la organización contrarrevolucionaria Rescate Revolucionario Democrático.

En los años 60, idearon planes como el proyecto ZR Rifle, la operación Patty, la Operación Mangosta, el Plan Liborio en los 60. Un poco más cerca en el tiempo, en 1997, se ejecutó la Operación “Esperanza”, que llevó a unos hombres armados hasta los dientes, dirigirse en yate hacia la Isla Margarita, donde se encontraba Castro en una reunión de mandatarios. Los navegantes no llegaron a la orilla al ser interceptados en Puerto Rico por sospechosos de narcotráfico. Uno de los tripulantes, para defenderse de inmediato confesó que las armas que les habían incautado eran para matar a Castro.

Algunos complots lo que buscaban era que el líder cayera con el deterioro de su imagen. En estas conspiraciones fue que se pensó en drogarlo con LSD antes de una entrevista televisiva o, en otra ocasión, ponerle un polvo de sales de talio en los zapatos para que perdiera su barba y, como Sansón, su fuerza.

'Se salvó porque existe el factor suerte', dice Klein

Documento desclasificado

Más allá de que unos parezcan extraídos de un libro de John Le Carré y otros recuerdan a los dibujos animados con explosivos marca ACME, ninguno de los planes tuvo éxito. “Se salvó porque existe el factor suerte, el factor miedo y el contexto en el que se perpetraron la mayoría de los atentados: Fidel estaba en pleno apogeo”, opina Klein.

Además de marcar los contubernios, el libro analiza qué hubo antes de la Revolución Cubana, cómo llegó Castro al poder, qué ha pasado durante estas décadas y cuál será el devenir: “Como todos los regimenes autocráticos, gira en torno a un líder: no se puede hablar de la revolución cubana sin hablar de Fidel”, explica Klein y agrega: “La visión que doy es que no todo fue malo no todo fue bueno.

Lo que hubo en los primeros años se puede legitimar, porque el gobierno de Fulgencio Batista era un desastre, se decía que era el prostíbulo, el casino o la parte de atrás de Estados Unidos, ahí es que aparece Castro”.

El autor también intenta proyectar lo que vendrá: “Lo más interesante es cómo va a terminar esto, tienes a las Damas de Blanco, a Orlando Zapata, y a Guillermo Fariñas, son las personas que han tomado la bandera. El final entra dentro de la categoría de dictador y un régimen que mueren por vejez. Hay que pensar en los cubanos que llegarán de fuera, va a ser algo feroz. Cuba será la isla del Caribe a la que todo el mundo va a querer ir por la inversión brutal que seguramente habrá”.

0 comentarios

Make A Comment

Fer_Ateos

Fer_Ateos

Buscar este blog