EL MERCADER EN EL TEMPLO BERNARDINO NOGARA, EL CONSTRUCTOR DE LAS FINANZAS VATICANAS

posted under by Fer

EL MERCADER EN EL TEMPLO BERNARDINO NOGARA, EL CONSTRUCTOR DE LAS FINANZAS VATICANAS

El dinero de Mussolini fue sólo el comienzo de un colosal imperio económico que creció en poco tiempo alrededor de la Santa Sede. El artífice de este milagro económico fue Bernardino Nogara, un hábil financiero que no vaciló un instante a la hora de implicar al Vaticano en toda clase de negocios: desde el comercio de armas a las actividades que, hasta aquel momento, la doctrina católica había considerado como usura.

Sesenta años de incertidumbre y dificultades habían desaparecido como por ensalmo. La Iglesia volvía a ser rica. Las ratas abandonaron San Pedro, se pagaron los salarios y se contrató nuevo personal. La pesadilla había quedado atrás. Sin embargo, Pío XI consideraba que su misión no había terminado. El éxito había sido grande, pero ahora era necesario trabajar para que nunca más se volviera a dar una situación semejante. Habría sido muy bonito tapar las goteras e invertir el resto de esa fabulosa cantidad de dinero en las muchas obras de caridad que dependían de la Iglesia. Habría sido bonito, pero poco realista. El «papa rey» no sólo necesitaba disponer de un Estado soberano para ser independiente, sino que debía disponer de unos fondos suficientes que le permitieran no tener que volver a mendigar favores de nadie.

Para administrar la fortuna obtenida a través del Tratado de Letrán, el papa creó la Administración Especial de la Santa Sede (Amministrazione Speciale della Santa Sede),1 al frente de la cual colocó a Bernardino Nogara. Anteriormente habían existido en el seno de la Iglesia órganos similares: en 1887 León XIII constituyó una comisión cuya función consistía en «guardar y administrar los capitales de las fundaciones pías». En 1904 Pío X modificó este organismo y, posteriormente, cambió su nombre por el de Comisión para las Obras de Religión, ampliando su actividad a toda Italia. Sin embargo, nunca antes en los tiempos modernos se había verificado una entrada semejante de capital. La recién creada Administración invirtió el dinero de forma bastante juiciosa: un tercio en acciones de industrias italianas, otro en inmuebles y un último tercio en divisas y en oro.

1. Doménech Matilló, Rossend, Marcinkus. Las claves secretas de las finanzas vaticanas, Ediciones B, Barcelona, 1987.

La decisión del papa de crear una institución para administrar este dinero en lugar de dejarle esa tarea a alguna de las ya existentes da a entender dos cosas. Lo primero, que Pío XI no tenía demasiada confianza en las instituciones financieras que existían en el Vaticano, algo que, dado el estado de cuentas que había atravesado la Santa Sede, estaba más que justificado. La otra era que el papa estaba dispuesto a darle un giro inédito a la administración del capital vaticano.

Otra consecuencia del Tratado de Letrán es que por primera vez el Vaticano tuvo que hacer frente a los innumerables problemas que acarreaba ser una nación pequeña, pero soberana. Así nació el Governatorato, órgano de gobierno del Estado Ciudad del Vaticano, que tenía su sede en el palacio del mismo nombre y que se ocupaba del gobierno interno del Estado: obras públicas, energía, tráfico, correos y comunicaciones, suministros, etc. El palacio del Governatorato es un magnífico palacio de estilo renacentista que mandó construir Pío XI en la cabecera de la basílica de San Pedro. Aquí se encuentran las oficinas de las diez secretarías o ministerios del gobierno civil del Vaticano: la de filatelia, numismática, correos y telégrafos, oficina de información; monumentos, museos y galerías pontificios; servicios técnicos, edificios, instalaciones, mantenimiento, superintendencia, restauración y teléfonos; Radio Vaticana; servicios económicos; servicios sanitarios; Observatorio de Castelgandolfo; estudios e investigaciones arqueológicas; dirección de las villas pontificias de Castelgandolfo y servicio civil de vigilancia.


CASI TAN BUENO COMO JESUCRISTO
Sin haber sido sacerdote ni ostentado ninguna dignidad eclesiás tica, la figura de Bernardino Nogara es, sin duda, una de las más importantes —y desconocidas— de la historia del catolicismo, equiparable a la de santos y papas de todas las épocas. De su in fancia se sabe poco, tan sólo que se educó en una familia muy re ligiosa, con varios hermanos sacerdotes y uno conservador de los Museos Vaticanos. Su profesión original era la de ingeniero, que estudió en el Politécnico de Milán, cuna de algunos de los más brillantes empresarios italianos de la época. Al finalizar sus estu dios trabajó en prospecciones de todo el mundo.

Tras su período en la industria minera, Nogara pasó a encargarse de la delegación en Estambul de la Banca Commerciale Italiana, la Societá Commerciale d'0rientale, con rango de vicepresidente. Fue aquí donde empezó a dar muestras de una habilidad diplomática poco común, siendo su gestión del agrado tanto de las tropas de ocupación británicas como de los propios turcos. Posteriormente se trasladó a Alemania para dirigir la reestructu ración y saneamiento del Reichbank. Fue durante ese período cuando se afianzó como banquero, realizando una serie de audaces operaciones de ingeniería financiera que fueron la admiración de propios y extraños.2

2. Martin, Malachi, op. cit.

Nogara acudía a misa a diario e interrumpía su jornada laboral para la oración del ángelus y del rosario. Muchos de los que trabajaban a su lado creían erróneamente que era sacerdote. Además de brillante banquero, Nogara tenía en el Vaticano fama de uommo di fiducia (hombre de confianza), era una persona sumamente discreta y diligente a la que se le podían encargar tareas delicadas y/o confidenciales. (Era un secreto a voces que había asesorado a Gasparri en los aspectos estrictamente económicos del Tratado de Letrán.) Además, era milanos como el papa.

Desde que fue elegido en 1922, Pío XI había intentado rodearse de un grupo de milaneses en cuya lealtad pudiera confiar al cien por cien: el maestro de cámara Caccia-Dominioni, su hermano, el conde Ratti, Giuseppe Colombo y Adelaida Coara, prominentes miembros de la organización Acción Católica. Este favoritismo fue en aumento cuando el papa estuvo en condiciones de iniciar obras dentro y fuera de la Santa Sede, cuyas contratas iban a parar casi indefectiblemente a empresas de Milán, circunstancia que incluso fue reflejada en su día por el embajador británico en el Vaticano. El arquitecto milanos Giuseppe Momo recibió los encargos de tres de las construcciones más ambiciosas de este nuevo período: el palacio del Governatorato —del que ya hemos hablado—, la estación de ferrocarril y el colegio etíope.

Los colaboradores de Nogara le consideraban un sujeto un poco amanerado. Siempre iba sobria pero impecablemente vestido y su característica más notable era una inteligencia fuera de lo común: hablaba con fluidez ocho idiomas, tenía una memoria fotográfica y una enorme capacidad de cálculo mental.

La reunión en la que Nogara accedió a hacerse cargo de la Administración Especial de la Santa Sede es tal vez una de las po cas que no figuran registradas en el calendario papal. Para aceptar, tan sólo le puso una condición a Pío XI: en ningún momento tendría que atenerse a criterios doctrinales o religiosos a la hora de realizar sus inversiones, ni habría clérigos en la institución. Aparte, no se le pondría ninguna traba para invertir en cualquier país que decidiese. Una vez logrados sus propósitos, Nogara abandonó la tradicional política económica vaticana de tener «todos los huevos en la misma cesta» y diversificó sus inversiones en diferentes entidades bancarias, incluidas algunas suizas y francesas, que pasaron a estar representadas en el staff de la Administración Especial.

El cuartel general de la Administración Especial de la Santa Sede fue ubicado en la cuarta planta del palacio de Letrán, muy cerca de los apartamentos papales. El trabajo de Nogara fue considerado de tan vital importancia que se convirtió en el único funcionario del Vaticano que tenía total libertad para acceder al pontífice a cualquier hora del día. Durante 1930, la Administración Especial operó en el máximo secreto y con una plantilla muy reducida, que en ningún momento excedió las dos docenas de empleados. Nogara mismo pasó a fijar su residencia en el propio Vaticano, concretamente en un apartamento que a tal efecto le fue habilitado en el palacio del Governatorato.

El único propósito de la organización sería generar beneficios para restaurar el, durante tanto tiempo perdido, poder temporal de la Iglesia.3 Nogara mantuvo su puesto hasta 1954, pero siguió aconsejando al Vaticano hasta su muerte, en 1958. El cardenal Spellman, con motivo del fallecimiento, dijo en 1959: «Después de Jesucristo, lo mejor que le ha sucedido a la Iglesia ha sido Ber nardino Nogara».4

3. Chernow, Ron, op. cit.


4. Yailop, David, En nombre de Dios, Planeta, Barcelona, 1984.


LA USURA NO ES TAN MALA
Hasta la fecha, la Iglesia había mantenido la prohibición oficial de la usura (todas las ganancias obtenidas de prestar dinero eran canalizadas hacia la Iglesia mediante prestamistas no cristianos que trabajaban a comisión a cambio de adelantar el dinero del Vaticano). Diversos concilios, como el de Nicea (325) u Orleáns (538), condenaron severamente la práctica del préstamo con interés. El III Concilio de Letrán (1179) fue mucho más lejos, decretando la excomunión de los usureros y la prohibición de que fueran enterrados en terreno sagrado. En el momento del Tratado de Letrán, la definición de usura fue modificada para pasar a significar 'el préstamo de dinero con tarifas desorbitadas'.

Nogara tuvo vía libre a todo tipo de transacciones financieras, incluida la especulación bursátil y la participación en el accionariado de compañías cuyas actividades colisionaban con las enseñanzas doctrinales de la Iglesia, desde fabricantes de armamento a preservativos. Todo ello podía ser condenado desde los pulpitos, pero sus dividendos, gracias a las actividades de Nogara, contribuían a llenar las arcas de San Pedro.

Mucho de lo que sabemos de Bernardino Nogara nos ha llegado a través de su propio puño y letra. Los comúnmente llamados Diarios de Bernardina Nogara son, en realidad, un detallado y minucioso registro de todas y cada una de las audiencias que mantuvo con Pío XI entre 1931 y 1939, que fueron muchas, ya que el pontífice y el financiero tenían por costumbre verse al menos una vez cada diez días. Para hacernos una idea de la importancia de Nogara, baste decir que sólo había cuatro personas en el Vaticano que se entrevistaban con el papa más a menudo que Nogara: el secretario de Estado, el subsecretario de Estado, el sostituto (sustituto del secretario de Estado) y el secretario del Santo Oficio (la actual Congregación para la Doctrina de la Fe). Gracias a los diarios de Nogara sabemos no sólo del contenido de estas conversaciones, sino de la naturaleza de las inversiones y operaciones financieras del Vaticano durante aquel período.

El primer problema al que tuvo que enfrentarse Nogara al ocupar su cargo fue el del cobro de la cantidad acordada con el gobierno italiano. Como buen financiero, sabía que el pago inminente de una suma tan importante colocaría de forma inmediata los presupuestos nacionales italianos en números rojos,5 así que decidió posponer el pago hasta el 1 de julio. Aun así, buena parte de la opinión pública italiana, y no pocos políticos, temían la posible desestabilización económica que podría traer consigo el pago al Vaticano. Finalmente, Bonaldo Stringher, gobernador del Banco de Italia, convenció a Nogara para que el pago se realizase escalonadamente entre junio de 1929 y diciembre de 1930. Pese a todo, los mercados bursátiles italianos se resintieron.

Aunque la gestión de Nogara internacionalizó las finanzas de la Santa Sede, Italia continuó siendo su territorio de actuación prioritario. El Vaticano se convirtió en uno de los motores de la economía italiana. Se calcula, por ejemplo, que tan sólo las ope raciones inmobiliarias que se emprendieron en el Vaticano y sus alrededores en 1930 generaron unos tres mil empleos directos.6

5. La cantidad acordada en el Tratado de Letrán suponía un 3,7 por 100 del presupuesto italiano de aquel ejercicio.

6. «Due giorni in Vaticano», La Stampa, 16 de noviembre de 1931.


EL MILAGRO DEL DINERO
Una de las operaciones más exitosas de Nogara fue la compra de Italgas, compañía energética propiedad de Rinaldo Panzarasa, que estaba pasando una aguda crisis financiera. Bajo la nueva di rección del Vaticano, pronto las llamas de Italgas calentaron los hogares, iglesias y burdeles de treinta y seis ciudades italianas.7 A Italgas le siguieron la Societá Italiana della Viscosa, La Supertessile, la Societá Meridionale Industrie Tessili y La Cisaraion, que fueron unidas en el holding CISA-Viscosa, que dirigió el barón Francesco María Odesso.

Aparte de esto, Nogara y sus hombres se sentaron durante un breve período en los consejos de administración de las compañías italianas más importantes, como el Istituto de Crédito Fondiciario (un banco), Assicurazioni Generalli (la compañía de seguros más importante de Italia), la Societá Italiana per le Strade Ferrate Meridionalli (que desde la nacionalización de los ferrocarriles italianos en 1907 era un importante holding de industrias eléctricas y electrónicas), el Istituto Romano di Beni Stabili (una compañía inmobiliaria), la Societá Eleptrica ed Electrochimica della Caffaro (electricidad e industria química), la Societá per 1'Industria Premolifera (petroquímica), la Societá Mineraria e Metallurgica di Pertusola (minas), la Societá Adriatica di Eleptricitá (suministro eléctrico) y Cartiere Burgo (una importante industria papelera). Para sí mismo, Nogara se reservó la presidencia de una de las compañías constructoras de más relieve del mundo, la Societá Genérale Immobiliare (SGI).

7. Cooney, John, op. cit.

Pero Nogara no sólo era un hábil financiero, sino un extraor dinario diplomático que convenció al Duce de que la Administración Especial de la Santa Sede, por muchas empresas que poseyera, venía a ser una especie de obra social de la Iglesia, por lo que las exenciones fiscales recogidas en las cláusulas 29, 30 y 31 del concordato debían serle aplicadas sin restricción.8

8. Burguess, Anthony, Earthly Powers, Carroll & Graf Publishers, Nueva York 1994.

La habilidad negociadora de Nogara frente al gobierno italiano parecía no tener límite. Tras el crack de 1929, gran parte de las inversiones vaticanas en diversas entidades bancarias —el Banco de Roma, el Banco dello Spirito Santo y el Sardinian Land Credit principalmente— corrían un serio peligro. Nogara consiguió vender los intereses del Vaticano en estas entidades a un organismo gubernamental: el Istituto di Ricostruzione Industríale (una institución creada por el fascismo y que serviría de modelo para el Instituto Nacional de Industria español) no a su depreciado valor actual, sino por su valor original. El Vaticano obtuvo de esta operación unos 630 millones de dólares que salieron directamente del gobierno italiano.

Estas nuevas concesiones financieras de Mussolini no se debían en absoluto a la generosidad del dictador. La donación de Letrán había convertido al Vaticano en uno de los arbitros de la economía italiana, y Mussolini sabía que cualquier signo de inestabilidad en la Santa Sede podría precipitar una crisis financiera. Algún autor ha mencionado además que Nogara era amigo personal de Mussolini, aunque sobre este particular no existe evidencia sólida alguna.

En 1935 Italia invadió Etiopía y las empresas controladas por Nogara y financiadas por el Vaticano (Reggiane, Compagnia Nazionale Aeronáutica y Breda) se convirtieron en los principales proveedores de armas y municiones del Ejército italiano. Incluso se ha apuntado que el papa financió personalmente la invasión mediante un préstamo. Para aquel entonces, el Vaticano ya había multiplicado de forma sorprendente el monto de la donación ori ginal de Mussolini. Anthony Burguess lo describe de forma muy gráfica: «La velocidad a la que el Vaticano se había enriquecido era positivamente obscena, tan innatural como una filmación a cámara rápida en la que se ve en pocos segundos cómo una semilla de mostaza se convierte en un árbol con pájaros cantando en sus ramas».9

9. Ibid.

Nogara había edificado un impresionante edificio financiero que hacía que verdaderos ríos de dinero fluyeran hacia Roma desde todos los rincones del país. Uno de los temas en los que había puesto mayor cuidado era en sustraer todo este monumental flujo de riquezas al escrutinio público. Para ello, creó un complejo entramado de bancos y compañías de forma que el dinero nunca iba directamente hacía la Santa Sede, sino que terminaba en depósitos secretos de bancos suizos. Sólo Bernardino Nogara, el papa y un puñado más de personas conocían el verdadero alcance de las riquezas del Vaticano. Los demás se tenían que contentar con conjeturar con cifras que la mayor parte de las ocasiones estaban muy lejos de una realidad tan imponente que resultaba difícil de imaginar.

Con todo, y siendo muy importante, el imperio de Nogara no iba a ser ni mucho menos la única fuente de financiación en este nuevo y próspero Vaticano. En Alemania, aquel Adolf Hitler que con tan buenos ojos había visto el acuerdo entre Mussolini y la Santa Sede se había convertido en canciller y estaba sumamente interesado en llegar a un acuerdo con el Vaticano. No en vano, el que antaño fue nuncio en Alemania estaba destinado a ser pronto el nuevo papa.

--

VÍCTIMAS DE CURAS PEDERASTAS ABUCHEAN AL VOCERO DEL PAPA

posted under by Fer

VÍCTIMAS DE CURAS PEDERASTAS ABUCHEAN AL VOCERO DEL PAPA

Mundo

Lunes 1 de Nov., 2010 | Hora de creación: 23:20| Ultima modificación: 03:13

Foto: AP

Víctimas de abusos sexuales se concentraron ayer ante el Vaticano para exigir más protección para los niños y castigo a los pederastas. En un momento de la protesta, el portavoz papal, el jesuita Federico Lombardi, se acercó a ellos para mostrarles su solidaridad.

Un buen número de los manifestantes le rechazó con gritos de “vergüenza” y “basta”. Tras los abucheos, Lombardi invitó a una delegación de las víctimas a ir a Radio Vaticano antes de retirarse discretamente. El organizador de la protesta, Bernie McDaid, la primera víctima de abusos recibida por Benedicto XVI durante su viaje a EU en 2008, justificó el rechazo al portavoz vaticano: “En estos dos años no ha cambiado nada”. McDaid, de 54 años, víctima de abusos sexuales por parte de un cura de la diócesis de Boston, pidió a la Iglesia que “realice más esfuerzos para proteger a los niños de los abusos y para castigar a los culpables”.

“No sabemos cuántos niños han sufrido abusos por parte de los hombres de la Iglesia, porque la Iglesia católica nunca ha hecho estudios o nos ha dado datos”, añadieron.

Víctimas de curas pederastas gritan '¡Basta!' Cardenales "DEGENERADOS"

posted under by Fer

Víctimas de curas pederastas gritan '¡Basta!' a las puertas del Vaticano

Atlas

Carteles de la protesta. | Reuters

Carteles de la protesta. | Reuters

"¡Basta!". Con ese lema, cerca un centenar de personas procedentes de varios países y que han sufrido abusos sexuales a manos de sacerdotes se han concentrado este domingo por la tarde a las puertas del Vaticano para pedir a las autoridades de la Iglesia que dejen de encubrir los casos de pederastia y a la ONU que reconozca la pederastia como un crimen contra la humanidad.

"Demasiados niños de demasiados países han sufrido abusos sexuales. Hoy estamos aquí para llevarles un mensaje de esperanza y para pedir al mundo que abrace nuestra causa", aseguraba Gary Bergeron, de 47 años, quien de niño sufrió abusos a manos de un cura pederasta de la diócesis de Boston y uno de los fundadores de Souvivor's Voice, la organización estadounidense que ha organizado esta protesta. “

"Es verdad que los abusos sexuales a menores se produce en todos los ámbitos. Pero ninguna institución ha encubierto y puesto en marcha un plan coordinado para ocultar esos abusos como durante décadas lo ha hecho la Iglesia católica", agrega.

Los manifestantes, entre los que se encontraban medio centenar de sordomudos italianos que siendo niños sufrieron abusos por parte de los sacerdotes que gestionaban el Instituto Provolo de Verona, guardaron un minuto de silencio en recuerdo de todas las víctimas de los curas pederastas y encendieron velas en su memoria.

Posteriormente, trataron de adentrarse en el territorio de la Santa Sede. Sin embargo, la policía se lo impidió, dado que no tenían autorización para manifestarse. Sólo dos de los participantes en la protesta consiguieron, a título individual, adentrarse en suelo vaticano, donde depositaron unas piedras que marcaban simbólicamente "el camino justo a seguir".

Además, dos representantes de la asociación Souvivor's Voice se reunieron con el jesuita Federico Lombardi, el portavoz de la Santa Sede, quien les hizo entrega de una carta y les expresó "su solidaridad". Lombardi además fue abucheado y pitado por algunos de los participantes en la concentración.

Monjas abusaban de menores discapacitados en un asilo en Austria

posted under by Fer

Monjas abusaban de menores discapacitados en un asilo en Austria

Este nuevo caso ha sido revelado por una mujer quien asegura haber presenciado maltratos en el "Centro Social San José" de la Orden de las Hermanas de la Caridad , en la localidad tirolesa de Mils, según informó hoy la televisión y radio pública austríaca ORF.

·

·

Mar, 2010 - 09:57

Viena.- Una nueva denuncia de abusos de menores discapacitados en un asilo gestionado por monjas católicas se sumó hoy a la ya larga serie de ese tipo de casos que han sacudido a la iglesia católica en Austria.

Este nuevo caso ha sido revelado por una mujer quien asegura haber presenciado maltratos en el "Centro Social San José" de la Orden de las Hermanas de la Caridad , en la localidad tirolesa de Mils, según informó hoy la televisión y radio pública austríaca ORF.

La testigo relató hoy a la ORF que quedó impresionada cuando comenzó a trabajar en 1980, a la edad de 22 años, en ese centro que acoge niños con problemas físicos y psíquicos, por los brutales métodos de educación que se aplicaban.

"Había duchas frías, camisas de fuerza, insultos, patadas y los internos eran encerrados en el cuarto de baño durante horas. Cuando un niño vomitaba, tenía que comer lo vomitado", contó.

Entonces, la mujer comenzó a escribir un diario donde registraba los malos tratos que regularmente aplicaba cada monja y, tras cinco meses, llevó sus apuntes a la Oficina de Protección de Menores y a otras autoridades del Tirol, sin conseguir que se le prestase oído.

"Pensaba que iban a estar satisfechos por obtener esta información, pero lo único que recibí fue un golpecito en el hombro de un señor que me dijo que el asunto era demasiado delicado", recordó la testigo.

El hombre le aconsejó quemar sus anotaciones y dejar de escribir un diario, añadió.

Más tarde, con otra mujer, se dirigió a los medios, también sin éxito: "nos sentimos tratadas como mentirosas e incluso nos insinuaron que habríamos obtenido dinero. Luego me dijeron que nunca más iba a tener un puesto de la administración regional y que a nivel eclesiástico, no tendría posibilidad de ninguna formación".

Finalmente, la mujer abandonó el Tirol y se fue a Viena, donde estudió pedagogía social.

Actualmente pide el anonimato porque no quiere verse enfrentada otra vez con acusaciones similares y dice reprocharse no haber hecho lo suficiente para aclarar el caso.

En sus declaraciones, afirmó sentir vergüenza y gran impotencia, al confesar que se había sentido paralizada y que demasiado cobarde.

Asegura que sus acusaciones no han tenido consecuencia alguna para las monjas que trabajaban en el asilo y que en parte siguen aún ahí a cargo del cuidado de los menores.

Contactada ahora por la ORF , la diócesis de Innsbruck dijo no ser competente en este caso, porque se trata de una institución controlada por una orden religiosa.

La Oficina de Protección del Menor, a la que la testigo acusa de haber hecho caso omiso de sus acusaciones de hace 30 años, se limitó a señalar que la autoridad competente es el edil social Gerhard Reheis, quien finalmente prometió investigar los casos.

"En cuanto tengamos los documentos concretos tomaremos contacto con el asilo (..). Esta vez la mujer puede estar segura de que la tomaremos en serio", dijo Reheis.

También hoy, fuentes de la Orden de las Hermanas de la Caridad prometieron estudiar y esclarecer estas serias acusaciones.

Así, parece que ahora, tras un claro cambio de sensibilización de la opinión pública, desde la salida a la luz de muchos otros casos de abuso sexual en la iglesia católica, le han prometido tomar en serio las acusaciones.

EFE

Hay en Francia 60 sacerdotes degererados acusados de pederastia

posted under by Fer
Hay en Francia 60 sacerdotes acusados de pederastia
Nueve están encarcelados, 51 son investigados y otros 45 cumplieron condenas por ese delito, revela la Iglesia católica

Agencias

PARÍS, 20/10/10.- La Iglesia católica francesa dio a conocer que hay nueve sacerdotes encarcelados por actos de pederastia y otros 51 están acusados por ese delito.

En conferencia de prensa, reveló que también 45 sacerdotes cumplieron condenas por ser hallados culpables.

No indicó la duración de las sentencias de los sacerdotes actualmente en la cárcel.

Según una investigación llevada a cabo por la Conferencia Episcopal de Francia (CEF), el país contaba en 2008 con 19 mil 640 sacerdotes en ejercicio.

Ya en el año 2000 la CEF había publicado una versión de este tipo de casos, bajo la forma de un folleto destinado a dar "referencias a los educadores".

Este documento ha sido ahora completado, integrando las evoluciones del derecho y de lo que prevé el derecho canónico vigente en la Iglesia.

Este estipula por ejemplo que quien viole a un menor de menos de 16 años sea destituido de su función en el seno de la Iglesia.

La obra detalla cómo comportarse con los jóvenes, define los actos pedófilos, cómo prevenirlos y cómo "actuar y reaccionar" (entre otros cómo y a quién denunciarlos).

En el año 2000, la Iglesia católica francesa estaba siendo investigada por la justicia por no haber "denunciado actos pedófilos" cometidos por un obispo.

Aquel año, la pederastia se inscribió en el orden del día de la asamblea plenaria de obispos. La CEF creó entonces un "grupo de vigilancia" y decidió publicar un folleto pedagógico.

Las JERC critican el "papel hipócrita de Ratzinger"

posted under by Fer

Las JERC critican el "papel hipócrita de Ratzinger"

Las juventudes de ERC se adhieren a las protestas contra el Papa

Listado de ComentariosComentarEnviarImprimirVotarImágenesDisminuir letraAumentar letra

"Yo no te espero" tiene cada vez más seguidores. Las JERC han querido sumarse a esta plataforma que, como dice su lema, no tiene ningún deseo de que el Papa visite Barcelona el próximo 7 de noviembre. Con esta adhesión las JERC quieren defender la libertad de pensamiento y de culto y por este mismo motivo entienden que hay que avanzar hacia la separación integral de Iglesia y Estado.

El manifiesto "Yo no te espero" recuerda que el ordenamiento jurídico del Estado todavía favorece la Iglesia católica, y como máximo exponente de este apoyo nombran a los concordatos entre la Santa Sede y el Estado español.

Las JERC censuran la llegada del Papa porque la Iglesia "sigue manteniendo unas posturas firmemente retrógradas con respecto al uso del preservativo, el libre derecho al aborto o en la aceptación de todas las opciones sexuales". Tachan también de "hipócrita" a Ratzinger por los "numerosos abusos sexuales perpetrados por sacerdotes pederastas descubiertos en los últimos tiempos todo el mundo".

Las juventudes de ERC concluyen, también, que la visita genera un gran gasto público en momentos de crisis económica en la que "se requiere una gestión de los recursos públicos enfocada a garantizar los derechos sociales básicos de todas las personas y no a pagar fiestas privadas en nombre del interés general ".

Gracias hijo de puta hijo de puta

posted under by Fer

http://indysureste.wordpress.com/2010/10/23/cnt-ait-plantando-cara-al-papa-y-al-estado-nosotros-no-te-esperamos/


Como miembros de una organización comprometida desde hace 100 años con la defensa de la libertad de conciencia y el librepensamiento, rechazamos la visita de este jefe de Estado, el Papa del Vaticano, que figura a la cabeza de una institución que, salvando algunas excepciones, sigue siendo reaccionaria hasta las trancas. Y lo decimos porque defiende los privilegios de los poderosos, porque atesora en sus arcas miles de millones y se lucra a costa de sus fieles (y de los que no lo somos), porque acoge en su seno a una buena nómina de pederastas y degenerados que han destrozado la vida de miles de niños y niñas en todo el mundo, porque sigue defendiendo la superioridad del hombre con respecto a la mujer y porque su doctrina relativa a las políticas de control de la natalidad favorece que el SIDA se siga propagando, especialmente en África.

Desde nuestro Sindicato de Oficios Varios, condenamos especialmente la tradicional infiltración de la iglesia católica en las aulas de los colegios públicos o financiados con dinero del pueblo (concertados). Rechazamos de plano el adoctrinamiento religioso fuera de los templos y apostamos por una enseñanza laica, científica y racional. Y por eso seguimos exigiendo que la religión salga de la escuela.

Ahora bien, si al principio llamábamos a la movilización, como anarcosindicalistas que somos, comunicamos que no vamos a participar en la manifestación que bajo el lema “Por un Estado laico”, recorrerá las calles de Madrid el día 23 de octubre. Creemos que, a pesar de compartir buena parte de las reivindicaciones de fondo de los convocantes, dicho lema imposibilita la participación de los militantes anarquistas y anarcosindicalistas que cotidianamente peleamos desde nuestras organizaciones por una sociedad libre de la lacra de las religiones (sufriendo, como en el caso del compañero Julio Reyero y la CNT de Toledo, represión por ello). Sencillamente, no podemos caminar detrás de una pancarta que reclama un determinado modelo de Estado, porque, al día de hoy, seguimos siendo enemigos de él.

Consideramos que el Estado no tiene que ser ni laico ni confesional ni de ningún tipo, sino que, sencillamente, debe desaparecer. Pensamos que el Estado, al igual que la iglesia católica, se ocupa de reprimir, adoctrinar y proteger los privilegios de las oligarquías. El Estado es una tecnología social al servicio de los que mandan y poseen.

Como anarcosindicalistas, pensamos que el Estado es enemigo de los trabajadores y las trabajadoras, pues su esencia es el mantenimiento de la sociedad de clases. Es el Estado el que sostiene la dictadura de los capitalistas (en occidente) y los burócratas (en los regímenes socialistas). No queremos por encima de los trabajadores y trabajadoras a nadie, ni a capitalistas ni a vanguardias políticas y vividoras.

Por otro lado, consideramos el “culto” al Estado de buena parte del movimiento laicista como una extensión de la filosofía ilustrada de la pequeña burguesía y, por tanto, como una tendencia ideológica extraña a la clase obrera. No consideramos al Estado como garante de los derechos humanos y la convivencia, sino justo lo contrario.

Esa es nuestra manera de ver las cosas. Que cada uno actúe en conciencia.

¡Arriba lxs que luchan!

REPORTAJE: LA NOBLEZA NEGRA DEL VATICANO

posted under by Fer

http://ccl.cl/ag31


REPORTAJE: LA NOBLEZA NEGRA DEL VATICANO

Vaticalia

Personas del entorno del Papa están implicadas en los escándalos de corrupción de la Protección Civil y de Propaganda Fide. Ha nacido un sistema de poder mixto que mezcla lo laico y lo religioso, la Iglesia y el Estado, Italia y el Vaticano, la curia con la élite civil

MIGUEL MORA 27/06/2010

Vota

Resultado Sin interésPoco interesanteDe interésMuy interesanteImprescindible 3 votos

Comentarios Comentarios - 0 Imprimir Enviar

Los Gentilhombres de su Santidad forman parte de la familia pontificia como el comandante de la Guardia Suiza o los clérigos que trabajan con el Papa. Antes se llamaban Camareros de Capa y Espada, y los había secretos o de honor. En marzo de 1968, dos meses antes de que en París se prohibiera prohibir, en Roma Pablo VI abolió la Corte vaticana y creó los Gentilhombres. Montini escribió con un deje de pena: "Tanto en la Iglesia entera, especialmente después del concilio ecuménico Vaticano II, como en la opinión pública mundial se ha abierto camino una más atenta, digamos más celosa, sensibilidad sobre la preeminencia de los valores secamente espirituales, una exigencia de verdad, orden y realismo respecto a lo eficaz, funcional y lógico, frente a lo que es solo simbólico, decorativo y exterior".

La noticia en otros webs

· webs en español

· en otros idiomas

Los Gentilhombres de Su Santidad, vestidos siempre de negro, tienen el rango más alto al que un laico puede aspirar

Ratzinger quiere limpiar la Iglesia de los pecados de sexo y dinero, pero esto le obligaría a tomar duras decisiones

Los movimientos laicos controlan sectores de la política, la información, la empresa, la educación o la sanidad

La Curia es una anquilosada maquinaria que cuesta 102,5 millones de euros. Los laicos han tomado el poder

Los investigadores creen que los pisos son el principal objeto de intercambio de favores entre Italia y el Vaticano

En el club laico papal figuran 147 notables. El Papa ha echado a uno de ellos, Balducci, por un gran caso de corrupción

Muerto el patriciado, parecía que la modernidad había llegado por fin al Vaticano. Y el papa trataba de explicarlo motu proprio: "Nuestra antigua y benemérita Corte -que ahora será designada únicamente con su original y noble apelativo de Casa Pontificia- seguirá resplandeciendo en su prestigio auténtico, comprendiendo a eclesiásticos y laicos que, además de su particular competencia y autoridad, se distingan por sus señalados servicios en el campo del apostolado, de la cultura, de la ciencia, de las distintas profesiones, por el bien de las almas y la gloria del nombre del Señor".

Que se sepa, los Gentilhombres de su Santidad no cobran del Vaticano, aunque a veces trabajandando pompa a los ritos. Visten de negro riguroso y llevan la pechera del frac forrada de medallas. Altivos, huidizos y misteriosos, forman parte del club más exclusivo del mundo y tienen el rango más alto al que un laico puede aspirar en el Vaticano.

Hoy, la labor secreta de esta nueva nobleza negra es muy estimada en San Pedro. Su "competencia y autoridad" y sus "señalados servicios" suponen beneméritas acciones para la Santa Sede. En algunos casos, se diría que el requisito básico para entrar en el club es ayudar a engordar las arcas del Estado pontificio, el paraíso fiscal más rico, mejor decorado y más visitado del mundo.

Algunos gentilhombres son verdaderos prodigios de las finanzas. Tomemos a Herbert Batliner, por ejemplo. Nacido en 1928 en Liechtenstein, está considerado por la policía alemana uno de los mayores expertos en crear sociedades fiscalmente opacas, un gran especialista en lavar dinero negro. Batliner es uno de los banqueros que mueven en la sombra las finanzas vaticanas. El presidente de la Fundación Peter Kaiser lleva décadas trabajando en silencio por el bien de la Europa cristiana. Al menos desde 1970. Fue nombrado gentilhombre por Juan Pablo II en 1998, y lo sigue siendo todavía.

En el año 2000, según ha revelado un reciente reportaje de La Repubblica, un empleado del estudio de Batliner entregó a la Fiscalía de Bochum (Alemania) un CD lleno de datos secretos. En ese momento fue calificado como el rey de los evasores fiscales en un informe del servicio secreto alemán, que definió el "sistema Batliner" como un mecanismo que durante años había sustraído al fisco al menos 250 millones de euros.

A pesar de lo anterior, el 9 de septiembre de 2006, Batliner se encontró con el Papa Joseph Ratzinger en Ratisbona. Batliner llegó hasta allí para donar en persona a la iglesia local un órgano valorado en 730.000 euros. Sobre él pesaba una orden de busca y captura de la policía alemana. Pero logró entrar en el país gracias a los buenos oficios de la diplomacia vaticana. Y no fue detenido. Apenas un año después, en el verano de 2007, Batliner admitió sus culpas y pactó con el Estado alemán, aceptando pagar una multa de dos millones de euros. Cinco años antes, la Corte Suprema de Liechtenstein confirmó en una sentencia que Batliner ya era en 1990 el fiduciario del ecuatoriano Hugo Reyes Torres, señalado como jefe mafioso de la droga, que mientras tanto fue condenado.

Mientras Ratzinger predica en sus homilías y encíclicas la ética de la economía y clama contra los especuladores y "los sacerdotes que tratan de hacer carrera para enriquecerse", algunos miembros de este club de caballeros parecen llevarle la contraria.

No todos, claro. En el club laico papal figuran 147 notables. Aunque el título es vitalicio, el Papa puede revocarlo cuando lo considere oportuno. A Batliner no lo ha echado todavía. Pero a Angelo Balducci, sí.

Balducci es un ingeniero que durante 25 años se encargó de ejecutar las obras públicas en la región del Lazio, donde se hallan Roma y el Vaticano. De ahí pasó al Gobierno central como responsable del Consejo Superior de Obras Públicas. Tras una vida dedicada a mejorar las infraestructuras italianas y vaticanas, Balducci, de 62 años, vive ahora en la cárcel romana de Regina Coeli.

Desde febrero, Balducci es el principal imputado en el escándalo de corrupción de la todopoderosa Protección Civil italiana, que de momento tiene a más de 50 personas imputadas o bajo investigación. Desde 2001 hasta ahora, el superministerio que depende de la Presidencia del Gobierno ha gastado fondos públicos por valor de 13.000 millones de euros, según el último informe de la Autoridad para la Vigilancia de los Contratos Públicos.

El dinero era gestionado por el jefe de la Protección Civil, el secretario de Estado Guido Bertolaso, también acusado de corrupción, y por el ejecutor de las obras, Balducci, gracias a una argucia autorizada por el primer ministro, Silvio Berlusconi, para superar la maldita burocracia y afrontar las emergencias con más rapidez: la licitación de contratas públicas se hacía sin concurso, a dedo, derogando los procedimientos ordinarios.

Ese trato especial creó un monstruo de mil cabezas. La Protección Civil de Berlusconi no solo se encarga de las calamidades. También organiza pruebas deportivas como el Mundial de natación, cumbres internacionales como la del G-8, restauraciones de museos y teatros, y todo tipo de actividades religiosas.

La investigación de los fiscales de Perugia vinculó desde el principio a la Iglesia católica con la trama corrupta. Descubrió, por ejemplo, que el cura Evaldo Biasini, de 83 años, gerente de la Congregación de los Misioneros de la Preciosísima Sangre de Jesús, guardaba grandes cantidades de dinero en efectivo para el constructor Diego Anemone, a quien los fiscales acusan de haber recibido numerosas contratas de la Protección Civil a cambio de comisiones, regalos y favores de toda condición, desde masajes en su club deportivo hasta reformas de pisos. Desde aquel día, el anciano Don Evaldo ha pasado a ser conocido como "Don Bancomat" (don cajero automático).

El "sistema gelatinoso", como lo definieron los fiscales en su escrito de acusación, "toca nombres de gran espesor institucional" y se expande por diferentes vías pías. La lista de eventos católicos organizados por la Protección Civil y pagados en estos años por el contribuyente italiano es larga, desde la Gira por Italia del Papa en el Año Paulino hasta las exequias de Juan Pablo II o las canonizaciones del Padre Pío y de San Josemaría Escrivá.

Balducci fue nombrado gentilhombre por el Papa Wojtyla en 1995. Quince años después ha caído en desgracia y el Vaticano se ha visto obligado a cancelar su nombre del Anuario Pontificio. Pero su pecado, irónicamente, no fue robar. Balducci solo fue tachado de la lista cuando se hizo público que recurría a menudo a un tenor africano de la coral suplente de San Pedro para que le organizara citas con jóvenes seminaristas y sin papeles. Las escuchas telefónicas interceptadas al corista y el gentilhombre eran de este estilo: "Tengo un bailarín de la RAI". "Tengo un negro...".

Como Balducci, los caballeros papales destacan por sus contactos, su poderío y su patrimonio. En el índice abundan los banqueros, empresarios, príncipes, políticos y diplomáticos. Italia encabeza de largo la lista, con 114 gentiluomini. Les siguen, con siete, Estados Unidos, y con cinco, Austria y España.

Pocos meses después de llegar al trono en 2005, Benedicto XVI nombró sus primeros siete gentilhombres. Aunque la doctrina y la teología son los asuntos favoritos del Papa alemán, también le preocupa la eficacia organizativa. En esa primera lista apareció el personaje central de las peligrosas amistades Iglesia-Estado. Se trata del periodista y político Gianni Letta, de 75 años, secretario de Estado de Presidencia del Gobierno ynúmero dos de facto del Ejecutivo de Berlusconi en 1994, 2001 y 2008, mentor y protector de Guido Bertolaso, heredero del estilo y el arte para la fontanería política de Giulio Andreotti.

Curiosamente, el poderoso Letta se convirtió en gentilhombre muchos años más tarde que el anónimo técnico Balducci. Ex forense, ex director de Il Tempo y ex periodista de Mediaset, vicepresidente de Fininvest Comunicaciones, supervisor de los servicios secretos y consejero externo de Goldman Sachs para inversiones en Italia, Letta es quizá el único berlusconiano que adora negociar. Se lleva bien con todos, y se comenta que es el único político italiano capaz de contentar a la masonería y al Opus Dei. Es el gran mediador, el hombre que levanta el teléfono cuando hay problemas.

Y su referente en la Curia es Ratzinger. "Bajo su apariencia de hombre religioso, la factura que pasa Letta al Vaticano es la más discreta, pero también la más cara", afirma el sacerdote y vaticanista Filippo di Giacomo. "El doctor Letta tiene tanto poder que se permite nombrar obispos a su conveniencia, como hizo hace unos meses en L'Aquila al promover a su amigo Giovanni d'Ercole".

En el plano familiar, Letta no está solo. Su sobrino Enrico es un alto dirigente católico del Partido Demócrata. Su hija Marina está casada con el restaurador Ottaviani: suyo es el monopolio de los caterings de la Protección Civil. Hasta ahora, el nombre de Letta solo ha aparecido de forma colateral en las 410.000 llamadas telefónicas que los fiscales tienen depositadas en Perugia. Aunque en noviembre de 2008 fue imputado por abuso de poder y estafa en un asunto que parece distinto pero no lo es tanto: supuestamente, medió a favor de una cooperativa del movimiento Comunión y Liberación para la contrata de un centro de asistencia para inmigrantes.

Cuando se destapó el caso de la Protección Civil, el Papa dedicó a Letta un "pensamiento especial" durante un discurso público. Cosa infrecuente, que significa: es un amigo. ¿Cómo se explica esa condescendencia en un Papa tan estricto? Según el filósofo Paolo Flores d'Arcais, el problema de Ratzinger es que está atrapado en un dilema existencial e histórico. "Estoy convencido de que su voluntad de limpiar la Iglesia de los dos pecados capitales, sexo y dinero, es seria", dice el director de la revista Micromega. "Su línea es la del concilio de Trento: dogmatismo a ultranza y ataque a los comportamientos inmorales. Quiere acabar con los curas pederastas y los prelados corruptos. Pero hacerlo supone un imposible: sentar en el banquillo a Wojtyla. Y eso no es tan fácil como pedir perdón por la condena a Galileo. Supondría reconocer que su antecesor encubrió a Paul Marcinkus (presidente del Banco vaticano IOR entre 1971 y 1989) y a Marcial Maciel (dirigente de los Legionarios de Cristo). Limpiar de verdad le obligaría a sacar a la luz porquería a granel y a despedir a media curia. Pero si no lo hace, la Iglesia seguirá perdiendo credibilidad. Ese es su dilema".

Letta es el perno de la alianza de Berlusconi con el cardenal Camillo Ruini, ex jefe de la Conferencia Episcopal Italiana y creador del proyecto cultural que ayudó a arrebatar a la izquierda la hegemonía intelectual e informativa en Italia. Cuando la Democracia Cristiana desapareció en 1993 bajo el seísmo de Tangentópolis (el escándalo de las comisiones de los partidos), sus componentes se repartieron entre Forza Italia y la católica Margarita del centro-izquierda. Luego, el católico Romano Prodi nombró a Guido Bertolaso jefe de la Protección Civil en 1996. Y el católico Francesco Rutelli, ex alcalde de Roma, puso a trabajar juntos a Balducci y a Bertolaso en el Año Santo del Jubileo.

Allí nació el sistema gelatinoso. El cardenal Crescenzio Sepe, que acaba de ser imputado por corrupción, era el secretario general del comité organizador jubilar. El Año Santo fue una mayonesa de negocios, obras, subvenciones, regalos, silencios y favores que ligó a altos funcionarios públicos con la curia del Opus Dei y los Legionarios de Cristo.

Protegido de Wojtyla, Sepe, ahora arzobispo de Nápoles, fue entre 2001 y 2006 el responsable de Propaganda Fide, hoy llamada Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Es el ministerio vaticano que se encarga de financiar las misiones y de gestionar el patrimonio inmobiliario vaticano. Y su asesor principal era Angelo Balducci.

La acusación sostiene que el cardenal Sepe concedió gratis uno de los 2.000 apartamentos que Propaganda Fide posee en Roma al jefe de la Protección Civil, Guido Bertolaso. Y que además vendió en 2004 un lujoso palacete romano a precio de ganga (entre tres y cuatro millones de euros, cuando valía nueve o diez) al entonces ministro de Infraestructuras, Pietro Lunardi, también acusado formalmente por esa operación. La hipótesis de los fiscales es que, a cambio, Lunardi financió con dinero estatal de la sociedad Arcus obras millonarias de Propaganda Fide que nunca fueron realizadas.

El cardenal se ha defendido acusando a sus superiores: "La Administración vaticana aprobó todas las operaciones", ha dicho. E insiste en considerarse un mártir: "Trabajé siempre con transparencia y por el bien de la Iglesia, una Iglesia siempre perseguida". Según Sepe, fue Francesco Silvano, otro de sus asesores en Propaganda Fide, miembro de Comunión y Liberación y actual ecónomo del arzobispado de Nápoles, quien le recomendó prestar y malvender las propiedades.

La investigación ha revelado que los pisos son el principal objeto de intercambio de favores entre Italia y el Vaticano. Jefes de los servicios secretos, de la Policía Fiscal, de los Carabineros, magistrados, políticos, empresarios y el propio Bruno Vespa, el periodista favorito de Berlusconi y de Wojtyla, viven o han vivido en apartamentos de Propaganda Fide.

El cardenal Sepe fue apartado de Propaganda Fide por Benedicto XVI, en lo que hoy parece un intento de alejar a la curia italiana, y a Comunión y Liberación, de la gestión inmobiliaria. Tras cinco años de papado, es un secreto a voces que Ratzinger no se fía de su curia, si exceptuamos un pequeño puñado de fieles. Aunque ha ido relevando al núcleo duro de Wojtyla, el Gobierno vaticano sigue en manos de grupos como el Opus Dei -sus portavoces se empeñan en negarlo-, la citada Comunión y Liberación y los Legionarios de Cristo, aunque hoy esté a punto de desaparecer como movimiento carismático para pagar por los delitos de su fundador.

Los movimientos eclesiales han ganado peso en el Vaticano desde el último concilio. En apariencia solidarios, luchan por el control de los mejores puestos y negocios, y en la refriega olvidan lo que haga falta del Evangelio y se dedican a un ajuste de cuentas permanente, mientras los creyentes asisten atónitos al espectáculo.

Los laicos eclesiales controlan amplios sectores de la política, la información, la empresa, la caridad, la educación, la sanidad y la magistratura. En Roma ejercen una influencia cada vez mayor, en estrecha y democrática connivencia con el centro-derecha ateo-devoto, pero también con la lánguida oposición del Partido Democrático y la curia de los buenos y felices tiempos del Papa viajero.

La fragilidad de las órdenes religiosas, castigadas por la escasez de vocaciones, ha favorecido la sofocante presencia de los laicos. "En 1998, Ratzinger alentó la integración laica durante un congreso organizado por Wojtyla", recuerda Paolo Ciani, miembro de la Comunidad de San Egidio, un movimiento eclesial que cuenta con 50.000 voluntarios repartidos por el mundo y solo 25 empleados. "Ratzinger releyó la experiencia de las órdenes religiosas y monásticas junto a la de los movimientos eclesiales, y reconoció a estas, con su dinamismo y competencia, un papel en la Iglesia. El mensaje era que para sobrevivir había que fiarse del rebaño fiel".

Hoy, la Curia romana es una ingobernable y anquilosada maquinaria que cuesta anualmente al Vaticano 102,5 millones de euros. La estructura depende de la Secretaría de Estado, una suerte de consejo de administración con un presidente (el secretario de Estado) y un director general (el sustituto), las dos únicas personas que tienen acceso directo al despacho del Papa. En el Vaticano trabajan 2.748 personas. De ellas, 778 son eclesiásticos, frente a 333 religiosos y 1.637 laicos (de estos, 425 son mujeres).

Los laicos han tomado el poder cooptando a obispos y cardenales menos cristianos de lo que se supone. "La nulidad de la curia se debe a su falta de formación y a su exceso deitalianidad", explica el sacerdote y canonista Filippo di Giacomo. "De las diócesis llega el personal con cuentagotas porque a los obispos les cuesta enviar a sus mejores hombres. Las órdenes, antes cantera privilegiada de inteligencia y talento, tienen cada vez menos materia gris a la que recurrir. Los buenos llegan a obispos, y a la curia solo llega lo peor de cada familia".

Así ha nacido un sistema de poder mixto que confunde lo laico y lo religioso, la Iglesia y el Estado, Italia y el Vaticano, la curia con la élite civil. El sistema se basa en un enorme poder económico, sensación de impunidad, gusto por la omertà y el encubrimiento y la capacidad de infiltración.

La ambición de ese sistema es lograr la fusión fría entre Italia y el Vaticano. En sus esquemas mentales, esta nueva curia negociante y carnal no visualiza dos Estados, sino un único país que se podría llamar, abreviando, Vaticalia. " ¡Imposible fiarse de truhanes que usan a Dios para colmar su atrofiada vanidad!", dice el cura genovés Paolo Farinella.

La gran caja fuerte laica del momento se llama Comunión y Liberación (CL). Nacida en 1954 y denominada así desde 1969, está presente en 70 países; en Italia controla empresas, medios de información, diócesis, colegios, universidades, hospitales privados y públicos, e incluso un holding de cooperativas sociales, Auxilium, que gestiona varios centros de identificación y expulsión de inmigrantes para el Ministerio del Interior.

"Desde hace 20 años, CL es el brazo clerical de la ultraderecha milanesa", explica Di Giacomo. "Su estrategia es cultural y política. Sus curas pueblan los seminarios lombardos; sus prelados se movilizan lo que haga falta". Afirma también que sus jefes ideológicos dictan la ley en diferentes periódicos y que su presencia es constante en televisiones y radios: "Mandan a derecha e izquierda".

Roberto Formigoni es desde hace 15 años presidente de Lombardía, la región italiana con la renta más alta de Europa junto con la de París-Ile de France. Pertenece de pleno derecho, y no lo oculta, a Comunión y Liberación. Eso podría permitirle incluso aspirar a suceder a Berlusconi. En los últimos meses, el gobernador ha repartido entre los hombres de CL, más conocida como I cielini (los cielitos), los puestos fundamentales de la organización de la Expo de Milán 2015. Un paraíso de contratos públicos, privados y mixtos en el que la magistratura ha detectado ya la penetración de las mafias.

Casi cada día salen a la luz nuevas amistades peligrosas. Hace unas semanas, los jueces enviaron una comisión rogatoria al Vaticano porque sospechan que el tesoro oculto de lacricca (la banda) gelatinosa puede estar depositado en el IOR (Instituto para las Obras Religiosas). Y esta semana han reclamado por vía oficial los documentos de Propaganda Fide, la inmobiliaria de la Santa Sede.

Aunque el trabajo de los fiscales es exhaustivo, en Vaticalia se sabe que no lo tendrán fácil para apurar la verdad. El Vaticano sigue siendo un paraíso fiscal, el concordato le concede amplias cuotas de inmunidad y las cuentas secretas que prosperan a la sombra del IOR, la APSA (Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica), la vieja Propaganda Fide y un largo número de sociedades participadas son el secreto mejor custodiado.

Pese a las apelaciones a la limpieza de Raztinger, las cosas no parecen haber cambiado mucho. Aquí los misterios se resuelven con tiempo. Con mucho tiempo. Balducci es de momento el gran chivo expiatorio. Durante 15 años, nadie vio nada ni sospechó nada: era un gentilhombre y las campanas tocaban a omertà. Hoy se habla de él, pero pronto todo volverá a su ser y la gelatina seguirá extendiéndose. A día de hoy, junio de 2010, los italianos todavía no tienen una ley de parejas de hecho; los inmigrantes sin papeles son considerados delincuentes y no se respeta el derecho de asilo; los homosexuales son agredidos cada día por la calle, y las mujeres que quieren someterse a inseminación artificial deben emigrar.

Fer_Ateos

Fer_Ateos

Buscar este blog

Cargando...