Americanos al paredón

posted under by Fer

Americanos al paredón

Un condenado a muerte en Estados Unidos humilla al sistema prefiriendo el fusilamiento a la inyección letal

El reo Ronnie Lee Gardner, en el centro, junto a su abogado en Salt Lake City el pasado viernes / AP

ANNA GRAU | CORRESPONSAL EN NUEVA YORK

Actualizado Lunes , 26-04-10 a las 20 : 41

Ronnie Lee Gardner lleva un cuarto de siglo en el corredor de la muerte del estado norteamericano de Utah. Tras mucha espera, mucho recurso y mucha apelación, será ejecutado el próximo 18 de junio. Y lo será de una manera un tanto chocante en los Estados Unidos del siglo XXI: por fusilamiento. El reo prefiere este método a la inyección letal, y, con la ley en la mano, está en su derecho.

Con el tiempo, la mayoría de estados han ido abandonando prácticas como la horca, la cámara de gas y hasta la silla eléctrica en favor de sistemas teóricamente más “humanos”, en el sentido de ser menos dolorosos. Se supone que la inyección letal era la culminación de esta escalada “humanitaria”. Y de pronto hete aquí que hay quien prefiere que le ejecuten a la antigua. Como Ronnie Lee Gardner fue condenado a muerte antes de 2004, que es cuando el estado de Utah oficialmente adoptó la inyección letal como única técnica ejecutora, tiene derecho a reclamar que le fusilen, algo que era legal en el momento de su condena.

La pregunta, claro, es: ¿por qué lo hace? En declaraciones recogidas por «The New York Times», Ronnie Lee Gardner afirma que el pelotón de fusilamiento le parece “más fácil” que la inyección letal y “sin errores”. Lo cual puede aludir al caso de Romell Broom, un asesino al que intentaron ejecutar en septiembre pasado en Ohio. Después de horas de pincharle sin encontrar una vena apta, los médicos le dejaron por imposible. La ejecución fue aplazada y desde entonces sus abogados pelean para que se suspenda, alegando que repetir la experiencia sería un “castigo cruel e inhumano”, algo prohibido por la Constitución de Estados Unidos.

Este mismo mes trató de salvarse por la campana un violador y asesino, Darryl Durr, alegando que era virulentamente alérgico a la anestesia que se utiliza en la inyección letal. No coló y le ejecutaron igualmente entre estertores y muecas de dolor que nadie supo si atribuir efectivamente a la alergia o a la gravedad del momento.

¿Pesan estos precedentes en el ánimo de Ronnie Lee Gardner? Éste fue condenado a muerte en 1985 por el asesinato de un abogado al que mató tratando de escaparse del tribunal donde le juzgaban por un asesinato previo. En su día eligió morir fusilado y, aunque a lo largo de los años pareció dispuesto a cambiar –cuando sus hijos eran pequeños, dice-, ahora se reafirma en su primera opción.

¿Miedo a la aguja o deseos de morir matando, o por lo menos creando problemas? El fusilamiento es una publicidad pésima para la justicia norteamericana. Invariablemente atrae hordas de periodistas y observadores internacionales.

0 comentarios

Make A Comment

Fer_Ateos

Fer_Ateos

Buscar este blog